Saco unos minutos en este caluroso mes de Agosto, para recomendar una peli que en casa se ha convertido ya en un clásico: Mi vecino Totoro.

totoro_1

Esta película japonesa de 1988, es un precioso retrato del Japón rural de los años 50. Un padre y sus hijas se mudan a una casa al lado de un bosque y a partir de ahí se suceden acontecimientos fantásticos con seres peculiares que viven cerca de la nueva residencia de la familia protagonista. Es un derroche de imaginación, con conversaciones entrañables.

Los totoros, los duendes del polvo, el gatobus… Toda una serie de personajes adorables que sólo pueden ver aquellos que tienen un alma pura.

Tengo dos escenas favoritas: una es cuando las niñas, junto con el gran Totoro, hacen crecer pequeñas plantas hasta convertirse en árboles, moviendo sus cuerpos como si ellas mismas crecieran, y otra, por supuesto, cuando las dos pequeñas junto con su padre, se están dando un baño y ríen fuerte para espantar a los fantasmas.

TOTORO_2.png

Acostumbrados a las animaciones actuales, en las que la parte técnica muchas veces incluso eclipsa al argumento y a los diálogos, desde luego da alegría retomar películas como esta.

Si algún día lluvioso este verano se plantea una sesión de cine en casa, yo lo tendría claro!

Anuncios